viernes, 2 de septiembre de 2011

DACTILOSCOPIA, Historia de la identificación

DACTILOSCOPIA


Historia de la identificación

Impresión Digital: sus antecedentes

Se ha comprobado, que en distintos pueblos orientales, principalmente China e India, existía una antiquísima costumbre que posiblemente databa de mucho tiempo antes que se usara la firma personal, como medio de expresar el derecho de afirmar su ¨yo¨ individual, que lo era la de colocar uno o varios dedos impregnados en tinta, sobre documentos u obligaciones inherentes a la persona; pero dicha costumbre, según afirma GALTON, era una manera ceremonial de efectuar el acto, aunado a un estado superior de superstición, algo así semejante, como el de colocar la mano sobre los Evangelios y besarlos en el acto de jurar, lo que hasta hace algunos años aún se llevaba a cabo en Inglaterra, en ocasión de otorgarse un documento, lo que equivalía a expresar: ¨este es mi acto y mi voluntad¨.

Otra forma en donde se encontraba en la antigüedad la impresión digital, era en trabajos de alfarería china, donde el operante antes de hornear su labor en barro, oprimía su pulgar derecho en la base de trabajo, lo que equivalía a algo así como decir ¨esta es mi obra¨, manera esta que aún en nuestros días no se ha olvidado, sólo ha cambiado la forma de identificar un objeto, ya sea por impresión, tarjeta, señalamiento u otro medio especial según el material que se empleare.

El sabio JUAN VUCETICH, al realizar en el año 1913 un viaje de investigación alrededor del mundo, y en el tiempo que pudo estar de visita en la China, pudo comprobar personalmente estos hechos, lo cual venía a certificar a la vez, algo que había sido polémico en su tiempo, es decir que algunos autores sostenían que la impresión digital se empleaba ya en la China desde tiempos antiquísimos como medio de identificación, pero grande la sorpresa fue, al saber que dichas impresiones tenían otra finalidad, y que con respecto al uso para fines identificativos, se tenía la más remota ignorancia. Tan es así, que a su regreso al país trajo como prueba de ello, diferentes documentos obsequiados por funcionarios Chinos, en los cuales se podía observar que a simple vista solo representaban oscuros e indescifrables manchones de tinta, de los cuales no se alcanzaba a distinguir ni la más mínima línea digital, pudiéndose dudar de algunos de ellos, si han llegado a ser por medio de dedos. Es de presumir por tanto, que un pueblo como la China, que es de los más antiguos en el mundo, a la par que fue uno de los más adelantados en ciencia, no llegase a prestar atención en las impresiones digitales como medio identificativo, ni conservarlos en sus archivos como alguna forma de expresar identidad personal.

Esta superstición y costumbre de estampar la impresión pulgar que se realizaba en la China, también lo era en India, habiéndola usado a veces como se llegó a comprobar, el príncipe SAJA de la India, que al emitir un documento especial a otra persona de igual rango, estampaba su pulgar-palmar derecho al pie, como testimonio de CERTIFICACION.

Fue precisamente en este país –la India-, en que basado en estas milenarias costumbres por parte sobre todo de los analfabetos, de estampar su pulgar impregnado en tinta, como aún hoy usan algunas personas de igual condición, de poner o escribir una cruz a modo de firma, que indujo a WILLIAM J. HERSCHEL, colector de Oogli –Bengala-, en razón de las dificultades que tenía para el cobro de impuestos a sus habitantes, de hacer estampar de manera oficial a todos los que no sabían escribir uno o dos dedos de la mano derecha, como acto de obligación, en los documentos de los que requería su pago, sin que esto sea de ninguna manera una forma de identificar, ya que de esto no tuvo nunca, la intención de formar fichero alguno u otra forma de colección. Hay que recalcar, que el valor de esa impresión era casi nula, ya que lo hacía por medio de tinta preparada con acuarela, siendo en la mayoría de los casos un insignificante borrón. De manera alguna también, no fueron presentados como acto de pruebas ante tribunal judicial, solamente aprovechaba él, esa forma subjetiva de superstición, de que si no cumplía, y al estar su dedo estampado, podría sobrevenirle alguna desgracia.

VUCETICH, al pasar en su viaje por la India, y estar visitando los archivos oficiales de Bengala, supuso que debían ignorar el valor identificativo de la impresión digital, por cuanto las que a su vista tuvo, carecían totalmente de nitidez, lo cual HERSCHEL corrobora en una carta dirigida a él, que ¨jamás había soñado algún abogado inglés o hindú, en presentar las impresiones digitales como prueba de identidad, a pesar de los numerosos casos en que los otorgantes de un documento negaban después sus compromisos¨.

Este último argumento dado por HERSCHEL, no fue echado en saco roto, por cuanto el material que pudo acopiar en el desempeño de sus funciones oficiales, contribuyó a que facilitara el mismo FRANCISCO GALTON, pero únicamente de aquél que fuera posible ser visible los rasgos digitales. Cabe acotar que en esta circunstancia, GALTON solicitó a HERSCHEL material correspondiente, el cual se trataba de impresiones tomadas a un mismo individuo en diferentes fechas, pudiendo comprobar GALTON en esto, por primera vez, la INVARIABILIDAD de las impresiones, vale decir que a través del tiempo la impresión digital de la persona era invariable, dando lugar a sospechar que poseía un valor identificativo.

Primeros Investigadores

De manera científica, las primeras noticias que tuvo el mundo respecto a los dibujos papilares, pertenecen al célebre anatomista MARCELO MALPIGHI, oriundo de Crevalcuore (Bolonia), nacido en el año 1628 y muerto en el año 1694 en Roma. Él supo decir en carta dirigida a Jacobo Ruffum: -año 1687- ¨La duda sobre la función que yo había asignado a las papilas piramidales de la lengua, me continuaba torturando la mente, y un día que estaba entregado al estudio, armado de microscopio, poderoso auxiliar de la vista, como no tenía a mano ninguna pieza anatómica, se me ocurrió observar la yema de un dedo, y mientras estaba contemplando grabadas en la misma esas arrugas desiguales en forma de círculos o espirales, que surgen como corpúsculos diáfanos del fondo de unos alvéolos diminutos, esparcidos con orden admirable por toda la cara interna del dedo, se me estremeció el corazón por la novedad del descubrimiento, y en el mismo instante tuve la intuición de que esos corpúsculos debían tener la misma función que las papilas piramidales de la lengua, y veía abrírseme delante un ancho campo de investigación¨.

Años después, FEDERICO RUISCH, anatomista holandés, oriundo de La Haya, nacido en el año 1638, y muerto en Amsterdan en el año 1731, Doctor de la Universidad de Leyden y catedrático de anatomía en Amsterdam, brillante descubridor, conjuntamente con BERNARDO SIEGFRIED ALBINO, oriundo de Francfort del Oder, nacido en el año 1696 y muerto en el año 1770 en Leyden, autor de una de las mejores obras de anatomía, fueron los continuadores de los estudios iniciados por MALPIGHI, extendiendo sus estudios a otras especies que poseen dibujos digitales, estableciendo que estos no poseían la fijeza, seguridad y riqueza de líneas como ofrecía la mano de la especie humana.

JUAN EVANGELISTA PURKINJE, natural de Libovitz (Bohemia), nacido en el año 1787, muerto en Praga en el año 1869, fue uno de los primeros que logra en base a sus estudios anatómicos, realizar una forma de clasificación de los dibujos dactilares, estableciendo así nueve tipos principales, formados por líneas papilares que caracterizan la periferia de la yema de los dedos, denominándolos bajo esta nominación:

1º Flexurae transversae

2º Stría centralis longitudinalis

3º Stría oblicua

4º Sinus oblicus

5º Amygdalus

6º Spírula

7º Elipsis

8º Círculos

9º Vortex duplicatus

De esta manera, establece ya un tipo de clasificación, que luego después, FRANCISCO GALTON utiliza en sus brillantes estudios.

TIPOS DE PURKINJE





Luego de PURKINJE, surgen algunos investigadores que prosiguiendo la obra de analizar y comparar las líneas digitales en el hombre y en los cuadrumanos, tratan de establecer sus caracteres, pudiéndose citar entre ellos a HUSCKE en 1844; ENGEL en 1856; ALIX en 1868, quien sostenía, que pese a los caracteres dados por las líneas papilares, no se podría sin embargo, hacer con ellas la base de una clasificación. Pero que el conocimiento de sus disposiciones, podría ser útil seguramente, para confirmar resultados obtenidos por otros medios, o descubrir relaciones o diferencias que hayan escapado a la atención de los observadores. FAULDS, publica en la revista ¨Nature¨ en 1880, un trabajo de este tipo realizado por él, señalando en esa ocasión tres tipos a saber: ARCO PRESILLA – VERTICILO.

KOLLIKER, en el año 1881, publica en su ¨Historia del desarrollo del cuerpo humano¨, que habiendo estudiado la embriología y formación de la dermis, establece como indiscutible la persistencia de los dibujos papilares desde la vida embrionaria hasta la descomposición cadavérica.

KOLLMAN, en el año 1883, demuestra tras grandes estudios, que la existencia del dibujo papilar, se halla fijo en el ser humano, desde el sexto mes de vida intrauterina. BLASCHKO, en el año 1884, estudia la disposición de las líneas y su desarrollo histológico.

FRANCISCO GALTON: su época.

Desde el año 1888 hasta el año 1900; FRANCISCO GALTON dedicóse al estudio de las impresiones digitales. Es loable y justo entonces, decir que GALTON fue el padre universal de la identificación humana de manera científica. Abocándose a los estudios digitales, estableció científicamente sus características, probando a la vez diversos métodos a fin de lograr un sistema de clasificación sistemática, no logrando pese a ello arribar a un buen resultado. En estos estudios que realizara GALTON, se cuenta el rudimentario sistema de identificación, consistente en la redacción de una ficha antropométrica, a la que agrega la impresión digital de los dedos pulgares de ambas manos. En sus anotaciones antropométricas, hacía constar además de éstas, observaciones como el peso del individuo, capacidad respiratoria, visual, auditiva, etc. A consecuencia de ello, escribe diversas obras sobre la materia, entre las que se puede mencionar a ¨Personal Identification and Description¨ año 1888; ¨The Patterns in Thumb and Finger Marks¨ año 1890; ¨Method of indexis Finger-Marks¨ año 1891; ¨Finger Prints¨ año 1892; ¨Decipherment of blurred finger prints¨ año 1893; siendo en el año 1895 que edita su obra cumbre, vale decir ¨Finger Print Directories¨.

A GALTON le cabe la prioridad, de haber sido quien primero demostrara el valor identificativo de las impresiones digitales, tomadas en diferentes períodos de la vida de un individuo, analizando a la vez las distintas clasificaciones de los dibujos digitales, adoptando para sus estudios de clasificación, 40 de ellos, de cuyos dibujos y esquemas se valiera tiempo después HENRY para crear su sistema dactiloscópico. Pese a los denodados esfuerzos de este gran precursor, no pudo concretar en forma fehaciente, un sistema de clasificación y archivo dactiloscópico, que en forma similar a la antropometría, sirviera lo suficiente como para encontrar en un momento determinado, las impresiones correspondientes a una persona buscada. También se debe a los estudios de GALTON, lo relacionado con la posible influencia que podría tener la impresión digital de una persona, en lo referente a su HERENCIA, estableciendo de una manera irrefutable, que en la herencia no influye en lo más mínimo esta relación, pese a encontrarse en el Sistema Vucetich, clasificaciones semejantes en cuanto a tipos se refiere (fórmula), por hechos de descendencia pero totalmente disímiles en cuanto a las sub clasificaciones y subdivisiones, sin dejar de lado mencionar los puntos característicos.

Respecto a esto, el estudioso FORGEOT decía: ¨Nunca he hallado en las impresiones los rastros de la herencia. Al contrario, en los casos de familias con alianzas consanguíneas estrechas (primos hermanos) que he examinado, los dibujos de las falanges, desde los viejos hasta los niños, presentan las mismas variedades que si se tratare de extraños¨.

Por todo ello estamos convencidos, pues, que las disposiciones de los dibujos papilares tienen su origen y fundamento en peculiaridades individuales y en ciertas modalidades que le son propias, que hacen al dibujo único, como es única la persona que lo ostenta como sello personal.

Sistema F. GALTON

El sistema GALTON consiste principalmente en la división de cuatro grupos o tipos principales, que lo son: ARCH (Arco sistema Vucetich), al que denomina ¨A¨; LOOP o BUCLE (Presilla sistema Vucetich), al que denomina ¨L¨, la cual se subdivide en dos, a saber: cuando las líneas del dactilograma de un LOOP o BUCLE son inclinadas hacia la región radial, la denomina ¨R¨, mientras que la otra subdivisión lo es al contrario, cuando las líneas se inclinan hacia el cúbito, las denomina ¨U¨ (Ulnar). Debe tenerse en cuenta que al denominarse radial o cubital, lo es en razón de que el autor toma como referencia los huesos radio y cúbito del antebrazo. El 4º tipo o grupo lo es el llamado ¨WHORL¨ (Verticilo sistema Vucetich). Para sub clasificar, comenzaba haciéndolo a partir del dedo pulgar en ambas manos, proponiendo para ello, el contare de líneas, para lo que se efectuaría una línea imaginaria que fuera del centro del núcleo, al vértice del dibujo (en caos de LOOP o WHORL). La lectura técnica de estas clasificaciones comenzaba desde el dedo meñique de la mano izquierda, terminando en el mismo dedo de la mano opuesta. Esto fue todo lo estudiado por el investigador GALTON, al que sucede de manera formidable EDUARDO HENRY.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada